Sigue hambriento

Sigue hambriento

Al estar terminando la universidad, ya en prácticas o si has sido contratado, sientes que se cierra una parte importante de tu vida: la universidad, las clases, los amigos y la libertad que suponía el ser estudiante.
Ante ti se abre un mundo para desarrollar tu carrera profesional y tu etapa adulta en tu campo de estudio. Una vez que caes en la rutina de la oficina o tu lugar de trabajo, es fácil entrar en un “estado mecánico”.

Continúa con todos tus sueños

Continúa con todos tus sueños


Como en UniON nuestros ideales son mantenerse activo, mantener y estimular cada día la curiosidad y seguir aprendiendo cada día queremos darte algunas claves para mantenerse activo y con ganas de hacer nuevas cosas cada día.

Cambia las pequeñas rutinas: no se trata de hacer todo diferente de manera espectacular pero si cambiar pequeñas cosas del día a día, utiliza el camino largo para volver, sube las escaleras en vez del ascensor… eso mantendrá tu cerebro activo
Aprende un nuevo idioma o apúntate a un curso que te apetezca en tu tiempo libre: seguir formándote es tremendamente nuevo y te mantendrá estimulado y recuerda ¡todo conocimiento suma!
Practica deporte: no te pedimos que hagas el ironman, pero ¿alguna vez has querido probar el judo, la salsa o la capoeira? ¿Y por qué no? Una mente activa necesita un cuerpo activo para mantenerse fuerte y además te relajará un montón tras un día de trabajo.
Voluntariado: si no los sabes ya, realizar voluntariado es una de las cosas que más paz te proporciona y que ayuda a construirte como ser humano.
Sigue creando: una posición estable no significa que no estés a las puertas de una gran idea. Lleva siempre un cuaderno encima para apuntar todo lo que se te ocurra, quién sabe ¡quizá acabes siendo el emprendedor del año!
Entérate de que ocurre a tu alrededor: ¿eres fan de la música funky? ¿el arte? ¿el teatro? A tu alrededor hay siempre actividades para todos los gustos donde podrás empaparte de cultura
Ten tus propios objetivos: ten siempre clara cuál es tu meta y lucha por ella, no te permitas distraerte o dejarte arrastrar por otros caminos.
Viaja, viaja y viaja: no dejes de viajar y conocer lugares, por poco tiempo libre que tengas. Viajar es una de las cosas que más te permiten abrir tu mente y dejar entrar nuevas ideas.

Y sobre todo, no te prives de hacer lo que más te gusta y te hace feliz, sin dejarte ningún deseo por cumplir, sigue hambriento de nuevas experiencias y ansioso por aprender y crear. Tu cerebro (y todo lo demás) te lo agradecerá.