Quizá te estás equivocando (y no pasa absolutamente nada)

Quizá te estás equivocando (y no pasa absolutamente nada)

¿Qué quieres ser de mayor? ¿Qué estás haciendo con tu vida? ¿Sabes ya lo que quieres? ¿Ya curras?

255h

 

¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? Sin duda habrás oído estas preguntas antes, de gente que quieres, conocidos o incluso de gente que admiras, y puedes considerarte muy afortunado si puedes responder cualquiera de ellas sin dudar. Poca gente puede.

 

Y es que en este momento de tu vida, sea cual sea, pregúntate ¿me gusta lo que hago? o ¿lo que estoy haciendo me está llevando a lo que me guste hacer? Y no hablo del trabajo de tu vida o de aquello que te va a mantener los próximo 20 años, sino a algo que realmente te apetezca hacer ahora mismo.

 

342h-2

Y cuando uso el término “ahora mismo” es “ahora mismo”. Ya. Ahora. En este mismo instante. Porque sin duda deberías dedicarte a ello y dirigir tu vida en esa dirección.

Sin embargo, no esperes que esto te motive toda la vida; pues está científicamente demostrado que las personas cambian de gustos y motivaciones cada 10 años, es decir, lo que ahora te apasiona posiblemente te aburrirá en el futuro. Profundamente. Y es que poca gente al final de su vida puede decir que le apasionó lo mismo siempre, o incluso que le gustó con la misma intensidad todo el tiempo.  Si quieres informarte más de esto, te aconsejo ver este TED Talk

 

Todos andamos tan perdidos como tú puedas sentirte ahora mismo, con 18 años o con 50. Nadie tiene un manual de vida, ni un manual de instrucciones de cómo proceder si de repente quieres acabar con lo construido y volver empezar, y tampoco llegará ese punto en la vida en el que estará todo hecho y ya no dudarás más sobre nada.

291h

Siempre tenemos la certeza de que somos en nuestro presente como un cuadro terminado y no es así. Vivir es un proceso de cambio constante.

 

Por todas estas razones, no te preocupes si en algún momento te das cuenta de que ya no te gusta lo que haces, aunque antes te encantara. Quizás, en ese presente, te estás equivocando de profesión, de amigos, de ciudad y de pareja. Y no pasa absolutamente nada. Es normal y no eres un fracasado o mala persona por atreverte a cambiar.

 

Por ello, céntrate en tu pasión de ahora. Desarróllala, llévala al extremo. Pero no dependas de ella. No la conviertas en tu vida, ni construyas tu existencia a su alrededor, porque nunca sabes cuándo se puede desmoronar. Fórmate en distintas áreas, sé curioso, experimenta y siempre ten la mente bien abierta a nuevas oportunidades y conocimientos. Algún día, podrían ser tu nueva pasión y dar sentido a tu vida.