¿Eres un héroe?

¿Eres un héroe?

¿Alguna vez te has parado en mitad de la calle y has levantado la vista del teléfono para mirar que tienes a tu alrededor?

"Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego." - Proverbio árabe

“Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego.”
– Proverbio árabe

Cuando lo pruebas, descubres un mundo ahí fuera, un mundo donde mujeres y hombres de todas las edades, razas y religiones luchan cada día por vivir. Pero quedarse solo en vivir suena tan “a poco”. Están aquellas personas que sobreviven, que no ven motivos para vivir o que desgraciadamente, por razones que se escapan a su control o salud, están condicionadas a sobrevivir. Luego están aquellos que viven, viven en la rutina, cánones, modas, se dejan llevar por las masas y ellos ni se imaginan parar a mirar que tienen alrededor. Y luego están los que viven por sus sueños, los que viven por algo o por alguien… Los “inspiradores“.

"El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente." - Alonso de Ercilla y Zúñiga

“El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente.”
– Alonso de Ercilla y Zúñiga

Si te paras a pensarlo, estamos rodeados de inspiradores de héroes y heroínas que luchan cada día por lo que quieren, por un fin, un sueño, una ilusión o causa. Es normal que a simple vista no les reconozcas porque se camuflan entre la gente, pero si te paras y te fijas puedes ver a miles de ellos.

Les verás con prisas, atentos, con muchas ideas que aportar y con superpoderes como:

  1. Son dilatadores de tiempo: No dicen “no llego” dicen “lo arreglo”.
  2. Son insaciables en conocimiento: Para lograr cualquier objetivo necesitas saber aprender por el camino.
  3. Nunca están solos: “No hay héroe en la soledad; los actos sublimes están determinados siempre por el entusiasmo de muchos” (Eliphas Lévi)
  4. No tienen miedo: “La temeridad cambia de nombre cuando obtiene éxito. Entonces se llama heroísmo.” (Laurence Sterne)
  5. Son corazón y pasión: “Un héroe lo es en todos sentidos y maneras, y ante todo, en el corazón y en el alma.”

No llevan capa, ni máscara, ni mallas, ni los calzoncillos por fuera; pero tienen la fuerza suficiente para parar un tren, son capaces de hacer de la noche el día, de no encontrar límites en el cielo, tienen la elasticidad suficiente para llegar a cualquier parte, volverse invisibles si lo precisan, helarte, calentarte y transformarse en aquello que les permita llegar o cumplir su objetivo. Ten cuidado porque son contagiosos, su energía se transmite transformándose en millones de hechos de actos. Todos hemos sido tocados por la energía de estos héroes en algún momento (nuestras madres por ejemplo).

“Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad” -Roosevelt en su discurso del Jefferson Day (y luego utilizado por Stan Lee en Spiderman)

Si te contagias aprovéchalo y tu mundo empezará a girar alrededor también de los demás, siempre teniendo en cuenta que “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”.